04.17.2012
By adminServident

Prótesis



Como consecuencia de la pérdida de piezas dentales, aparece un compromiso estético, disminución de la eficiencia masticatoria (al paciente le cuesta más masticar); sobrecarga de los demás dientes, que tendrán que realizar las funciones del diente perdido y podrían verse afectados o perderse también; dificultad para hablar o para decir ciertas palabras; pérdida de soporte de labios y mejillas, lo que provoca arrugas en los mismos; inclinación de los dientes vecinos a las piezas perdidas; mordida inestable; problemas articulares y musculares en la cara y cabeza; autoestima disminuida; disminución del tamaño del hueso que sostenía los dientes (reabsorción ósea).


La opción más sencilla para solucionar estos problemas claramente significativos es colocar una prótesis removible, la cual se retiene por medio de ganchos, y se estabiliza por medio de una estructura metálica o plástica en el paladar o en la zona de la lengua. El paciente puede quitársela y colocársela de nuevo para limpiarla.
La siguiente opción es confeccionar un puente, que consiste en hacer un desgaste en los dientes vecinos, para confeccionar coronas de porcelana en ellos, unidos a los cuales se coloca otra corona reponiendo el diente que falta.

La tercera opción consiste en colocar una raíz artificial de titanio (un implante dental), la cual soportará una corona de porcelana.

Ver